El auge de las monedas alternativas para un mundo más inclusivo

Devaluación, emisión de deuda, préstamos y crisis. Los sinónimos que resuenan al modelo económico actual desde el año 1970 (donde el mundo se actualizó al poder financiero) no dejan de sembrar dudas sobre la continuidad de las bases económicas tal y como las conocemos.

Para empezar a estudiar las alternativas ya vigentes, y que nada tienen que ver con encriptación o pagos virtuales, tomamos como ejemplo la inclusión por papel que se está gestando en algunos países del globo.

En disonancia con la producción masiva de billetes y los retorcijones producidos por terminologías específicas del mundo de los economistas, las monedas alternativas han surgido para alcanzar los recursos económicos básicos a comunidades que no gozan ese privilegio.

La libra de Brixton, el Koru de Kenya y el Mazacoin son tres de los más grandes referentes en materia de la innovación que aplica un grupo de personas en la búsqueda de la disminución de la brecha producida por las diferencias entre grupos y clases sociales.

Este modelo es una disociación completa del entendimiento de una “economía vertical”. El principal objetivo es convertirla en horizontal, donde sean los grupos poblacionales los que generen, gesten y evalúen las trazas de poder crediticio que hoy en día son lujo de las élites.

A diferencia del Bitcoin, por ejemplo, el Brixton no se yergue como una moneda única sino complementaria al uso del efectivo diario. Principalmente, para generar un clima emprendedor en los barrios donde se utiliza, con un modelo de impresión innovador que rompe los esquemas de otros tipos de papel moneda.

El Koru surge en un clima económico keniano complicado y donde el crédito no es de acceso libre y está prácticamente restringido. Ajeno a las obligaciones empresariales, el Koru insta al desarrollo evolutivo de una sociedad golpeada por la indiferencia mundial y la escasez de recursos.

El modelo alternativo más interesante es el Mazacoin, surgido en las tribus Sioux de Nebraska como una forma de sustentar el golpe que les genera estar apartados en reservas conservacionistas. Esta iniciativa responde a la necesidad de disminuir el porcentaje de desempleo (80% del grupo) y pobreza (49%).

Mientras desde lejos algunos admiramos el dólar y la capacidad de consumo que nos otorga, grandes comunidades ajenas a este mundo de “bonanza” y “lujuria compulsiva de compra” responden a sus necesidades con alternativas creativas de subsistencia. Es desde sus orígenes la gestación de la economía del Bien Común y la economía Solidaria, poco reconocida por el capitalismo actual.

Fuente : En Positivo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s